• Ofertadeempleo
Artículo
Cuerpo de Mujer. Reconectar con el Útero
MÓNICA FELIPE-LARRALDE

2ª Edición - Prólogo: Dra. Carme Valls

El libro de Mónica Felipe-Larralde nos permite introducir a las mujeres en aspectos desconocidos del funcionamiento de su propio cuerpo, de su ciclo menstrual y de su útero, con una base científica y neuroendocrinológica del funcionamiento de sus órganos genitales internos, Dra. Carme Valls (del Prólogo).

Cuerpo de Mujer es un trabajo personal de crecimiento y toma de consciencia de tu cuerpo femenino. El cuerpo de la mujer ha sido tradicionalmente olvidado en muchas prácticas espirituales y en la psicología moderna. A través de una relajación sencilla, podemos acceder al poder interior que todas las mujeres poseemos. Para el tao, el útero es el primer motor energético del cuerpo de la mujer. Si se halla bloqueado o tenso (es un músculo) podemos estar bloqueando gran parte de nuestro potencial (vital, sexual, creativo y emocional). Tienes en tus manos un libro-CD con relajaciones y ejercicios con los que fácilmente podrás sentir tu útero y la energía que de él emanan. Relajar el útero implica:
- Menstruaciones sin dolor.
- Partos sin dolor o poderosos.
- Mayor autoconocimiento.
- Más creatividad.
- Mayor poder personal y seguridad.
- Aumento del deseo y el placer sexual.
Indicado para todas las mujeres en cualquier momento vital: adolescentes, si deseas quedarte embarazada, embarazadas, madres, durante la menopausia, tras una histerectomía… Cualquiera que sea tu situación actual, siempre tienes la posibilidad de conocerte mejor. Cuerpo de Mujer es una herramienta para la transformación y el despertar de la feminidad: un camino hacia el poder creador de tu interior.


Prólogo, por Carme Valls Llobet
«Las taras de nuestra sociedad sobre el cuerpo de las mujeres se arraigan en una tentativa secular de controlar y de colonizar a las mujeres. Nuestros sentimientos colectivos de repulsión, de vergüenza y de alienación son las consecuencias de una guerra —un conflicto llevado a cabo en el territorio de nuestros cuerpos. Ese conflicto, que se despliega en el terreno de lo que nos define como mujeres, se desarrolla a través de la regulación, el control, la supresión y la ocupación de prácticamente todos los aspectos de nuestro ser físico —sexualidad, vestimenta, apariencia, comportamiento, fuerza, salud, reproducción, silueta, tamaño, expresión y movimiento. Los efectos de esa guerra sobre nuestros cuerpos, nuestros pensamientos y nuestros estados de ánimo son similares a los efectos de la violencia sobre el terreno de cualquier otra guerra —sufrimiento, caos, hambruna, mutilación, devastación e incluso muerte»2. Carla Rice, 1994.
El cuerpo de las mujeres ha estado sometido a muy diversas miradas, apreciaciones y calificaciones a lo largo de la historia y ha sido considerado de muy diversas formas por todas las diversas culturas patriarcales. Siempre un cuerpo regido por normas que no han decidido las mujeres, cuerpo que es la mirada y decisión del Otro, quien las normativiza, quien les dice cómo han de ser, cómo han de vestir, cómo han de estar. Este proceso conduce a muchas mujeres al extrañamiento de su propio cuerpo, como si ya no fuera suyo, porque muchos intereses están decidiendo en él. El cuerpo, su cuerpo, como cuerpo reproductivo, capaz de «dar» hijos, capaz de crear y capaz de someterse a las leyes de la reproducción, toda su vida. Cuerpo destinado a las tareas del cuidado de toda la familia, de los mayores, y de las/os discapacitadas/os y enfermas/os, un cuerpo para curar y cuidar, que acaba enfermando de tanto encargarse de los demás. Un cuerpo sexuado para que dé placer por las noches y un cuerpo asexuado de las que no quieren que su cuerpo sea tocado, ni desean tener el placer de que otras personas las abracen y las besen.
El extrañamiento del propio cuerpo acompañado de la ignorancia sobre el funcionamiento de los propios órganos internos ha constituido la base ideológica que ha permitido la represión sobre el cuerpo de la mujer. El útero en especial, y desde los tiempos de Aristóteles, se ha asociado a la gran diferencia de las mujeres frente a los hombres y considerado desde el principio como la base de la feminidad. En el útero se arraigaba un nuevo ser durante el embarazo, y la mayoría de las dolencias de las mujeres se localizaron en el útero. Esta localización en el «histerus» acabó dando nombre a las patologías desconocidas de algunas mujeres que convulsionaban y retorcían su cuerpo en circunstancias en que no podían expresar claramente sus sentimientos o su dolor, ni verbalizarlo. La denominación de histeria o de manifestaciones histéricas ha etiquetado muchas de las manifestaciones clínicas del cuerpo de las mujeres, que a veces reprimen su sintomatología para ahuyentarse de un rápido y precipitado diagnóstico. El mismo dolor menstrual cuando es intenso se ha catalogado como dolor histérico en lugar de haber estudiado si existe alguna causa biológica que lo haya producido, o en lugar de intentar paliarlo con una mejor armonía del cuerpo de las mujeres.
El libro de Mónica Felipe-Larralde nos permite introducir a las mujeres en aspectos desconocidos del funcionamiento de sus propio cuerpo, de su ciclo menstrual y de su útero, con una base científica y neuroendocrinológica del funcionamiento de sus órganos genitales internos, y por otras parte se introduce en los elementos del entorno y en las relaciones de armonía con sonidos, y los ejercicios de relajación que nos permiten retornar a la armonía interna cuando se ha roto por condiciones de estrés o por trastornos emocionales intensos.
Una de las agresiones que más han afectado a la salud física y mental de los seres humanos es la consideración de que mujeres y hombres presentan un comportamiento separado del cuerpo y de la mente. El cerebro humano cuenta, para su funcionamiento, de los mismos neurotransmisores que contiene el intestino, y el cuerpo responde con todo el organismo cuando siente miedo o cuando siente pasión positiva, por lo que todo abordaje de modificación debe atender a toda la armonía del funcionamiento interno. Cuando de forma falsa se atribuye a problemas mentales todas las alteraciones del cuerpo o el dolor de la menstruación o el síndrome premenstrual, se acaba produciendo una introducción de la biopolítica en la subjetividad. De un malestar más o menos intenso, de estar sufriendo una dismenorrea intensa, se pasa del estar enferma al ser enferma. Se convierte en víctima de algo real o del imaginario que en su interior se convierte en real. El proceso de victimización culmina cuando el cuerpo de las mujeres se convierte en objeto de mercado y de manipulación por medio de la cosmética, la cirugía estética y la medicalización de todos los procesos de su cuerpo, de los fisiológicos, como la menstruación, el parto o la menopausia, y de los mentales, ya que a veces incluso el duelo de una pérdida o el de una separación es medicalizado. «Como si no sentir nada fuese la panacea de la felicidad. Sumisas, obedientes, «femeninas» y sin sensaciones ni sentimientos, parece ser el objetivo del ideal androcéntrico, que es superior, y que las prefiere víctimas a seres humanos, con capacidad de sentir y de amar»3.
Evitar la victimización y dar recursos para superar los dolores que puede producir la represión sobre el propio útero y los genitales son las estrategias que podemos encontrar en el libro de Mónica Felipe-Larralde, que nos introduce con verbo hábil, en las técnicas del entrenamiento autógeno de Schultz. El exterior se puede comunicar con el interior del cuerpo y se puede hacer que las células internas abran un camino de comunicación con el exterior. Empezar a conectar con un interior que había sido como mínimo ignorado, y la mayoría de las veces reprimido, nos incrementa las dimensiones de los órganos internos y les permiten una vida nueva con una mejor percepción del propio interior. Los consejos de Mónica permiten la conexión interna personal que no es solo una huida del dolor sino un reencuentro con el placer. Os recomiendo, además de la lectura del libro y del seguimiento de sus ejercicios, un seguimiento continuado de su blog: estudiosobreelutero.blogspot.com.es.
Aunque parezca alejado de la actual práctica de la medicina que intenta resolver solo con sedantes, antidepresivos, o analgésicos o anovulatorios, los dolores menstruales o los síndromes previos a la menstruación, las estrategias propuestas en este libro permiten un reencuentro con el propio cuerpo a todas las edades, este cuerpo que ha sido reprimido, normativizado y que no se ha podido expresar todavía a lo largo de siglos. Las técnicas de reencuentro pueden servir también como técnicas de renacimiento personal,  que son imprescindibles para lograr un cambio de orientación y decisión de las propias vidas, fase necesaria para lograr superar la victimización y que ya nos propuso María Zambrano: «Ya que no he podido morir… he decido nacer por mí misma», al cambiar la orientación de su propia vida después de sanar de una tuberculosis a los veinte años4. Aunque puede parecer un libro destinado solo a mujeres jóvenes, son muchas las mujeres que ya en la menopausia se pueden beneficiar de sus consejos porque todas las mujeres deberían saber que tienen una nueva oportunidad de conocerse mejor y de decidir con la fuerza de la voluntad cuál es su propio deseo y acercarse a él con nuevas técnicas, nuevos bagajes y con menos ignorancia.
Dra. Carme Valls Llobet.
Médica dedicada a la asistencia en Medicina Interna y Endocrinología. Directora del Programa Mujeres, Salud y Calidad de Vida del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) de Cataluña.
Autora de los libros "Mujeres invisibles" y "Mujeres, salud y poder".


Precio:
14,15 €
14,90 €
  1.   Stock alto
  • Síguenos en Facebook
  • LacrisisdelpartoIZQ
  • Música y Nacimiento
  • MT
Búsqueda
  1.  
Búsqueda avanzada
Atención al cliente
922540513
  • Código QR

Atención: utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y, así, mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.